Captura de pantalla 2018-09-11 a las 10.42.17

Descubren falla en el lenguaje en pacientes con Parkinson

La Universidad de California de San Francisco le encargó hace nueve meses una misión al neurocientífico Agustín Ibáñez, profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez. Al ser elegido como un atlantic fellow -una especie de embajador científico que está a la par de los gringos- tiene el deber de desarrollar conocimiento relacionado a la salud cerebral.
Lo que Ibáñez estudia es el Parkinson. Específicamente un daño que se produce mucho antes de que comiencen los síntomas. “Tiene que ver con el procesamiento del lenguaje. Hemos visto que los pacientes con Parkinson tienen dificultad para comprender los verbos y las frases ligadas al movimiento. No es que no entiendan los conceptos, pero demoran más en hacerlo y cometen más errores”, describe al teléfono, desde San Francisco, el investigador del Centro de Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo (GERO).
Ibáñez dice que desarrollar un test que permita medir la comprensión de los verbos es barato. En su caso, solo necesitó unas historias escritas, una grabadora, alguien que transcribiera, una máquina que midiera la actividad cerebral y un programa computacional que comparara los resultados con los de las personas sanas. El estudio lo publicó este año en la revista “Cortex”.

Comprensión de textos

En la prueba los pacientes escuchan un texto con muchas acciones y otro con circunstancias o descripciones. Por ejemplo, las aventuras de dos amigos versus la conversación de política de dos amigos en un bar. “Al finalizar el audio, se les pregunta qué entendieron y se miden los errores y la precisión. Los pacientes con Parkinson demoran más en recordar los detalles de la historia que tiene mucha acción”, cuenta el científico. El estudio se hizo en 80 personas, la mitad con Parkinson (20 de ellas no tenían ningún tipo de deterioro cognitivo producto de la enfermedad e igualmente tuvieron dificultades con los verbos) y la mitad sanas.

Contar historias libres

En el examen también se les pide a los pacientes contar una historia absolutamente libre en 45 segundos. Luego se transcriben los textos y se hace un análisis computacional. “La gramática y la estructuración del lenguaje está más afectada en los verbos que en los sustantivos”, explica Ibáñez.
Además, se mide el tiempo de reacción y la actividad cerebral mientras se realizan las tareas. “Podemos predecir hasta en un 85 por ciento si es que la persona que habla tiene Parkinson o no. Eso analizando la manera de hablar y de recordar que tienen los pacientes”.

Fuente

No Comments

Post a Comment