Captura de pantalla 2018-09-11 a las 08.43.50

Inician un estudio sobre el deterioro cognitivo de los adultos mayores

El Centro Chileno de Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo (GERO) lidera un proyecto informático que busca determinar los factores que inciden en el deterioro cognitivo de los adultos mayores de Argentina, Chile y Uruguay con el objeto de mejorar su calidad de vida.

Según informaron a Efe sus responsables, la iniciativa ha integrado ya en Chile a más de 200 participantes y es parte de un proyecto de atención integral a las personas con demencia que involucra a autoridades e instituciones de los tres países y cuenta con financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El estudio se ha aplicado a habitantes de Santiago Centro y los municipios de Macul, Providencia y La Reina, y ahora se comenzará a replicar en Argentina y Uruguay, indicaron.

La metodología informática incluye la medición, atención y seguimiento de unas 500 variables en personas mayores clasificadas dentro de la categoría de deterioro cognitivo leve con el objeto de prevenir o retrasar el avance de dicho deterioro hacia fases más agudas, explicó Rodrigo Assar, del GERO.

Para que la muestra fuera representativa del común de la población y tomando en cuenta que muchas veces las personas no van a los consultorios a reportar síntomas pertinentes, se les buscó en sus domicilios, según criterios de carácter estadístico.

Assar precisó que el indicador que se estableció para definir el carácter leve del deterioro cognitivo es que no sea invalidante desde el punto de vista de la interacción social.

Ello implica que la persona pueda tener un desempeño intelectual suficiente para la comunicación efectiva con otros, pero que a la vez reporten dificultades en este ámbito, añadió.

La elaboración del plan se basó en experiencias similares desarrolladas en otros países, particularmente en Francia, considerado un modelo y líder en estas materias.

Una de esas 500 variables tiene relación con las pérdidas que tienen las personas, ya sea de pareja, hijos u otros.

“Queremos probar que esta dimensión, que involucra el aspecto psicológico o psicosocial, influye fuertemente en que se desarrollen demencias”, dijo Assar.

“La depresión, pérdidas de seres queridos y la soledad, hacen que quizás bajen las interacciones sociales y con eso se manifieste una predisposición a la demencia. Eso se está evidenciando. Vamos a ver qué tan significativo es cuando tengamos todos los datos”, comentó.

En su opinión, la aplicación del mismo plan en Argentina y Uruguay permitirá “entender bien” cómo son estos países “en cuanto a factores médicos y psicosociales y, al mismo tiempo, la estandarización del diagnóstico va a permitir que haya un funcionamiento mucho más alineado”.

De su relación con los adultos mayores que son parte del estudio, le ha impresionado su disposición a colaborar, aseguró el especialista.

“Ellos tienen un compromiso bien marcado con la sociedad, más que los jóvenes. Dicen: ‘Sí, me gustaría participar porque quiero que se avance en esto de las demencias’. Ellos contestan por muchas horas encuestas solamente por el bienestar público. Tienen esa llamita de contribuir a la sociedad”, concluyó.

Fuente

No Comments

Post a Comment